Seleccionar página

En España se le dedica pocas horas a la Ciencia sobre todo en Primaria. Además a la mayoría de los profesores les falta cualificación para impartir esta materia.

Habría que destinar más horas lectivas a prácticas en el laboratorio para incentivar a los alumnos la curiosidad por la Ciencia.
Foto de Retha Ferguson en Pexels

En colegios e Institutos las horas dedicadas a la Ciencia especialmente en las asignaturas de Física y Química y Biología y Geología han ido disminuyendo con el tiempo. Por ejemplo: en 2º de la ESO tan sólo hay 2 horas para ambas asignaturas y esto varía con cada cambio de gobierno. Hasta ahora la única asignatura de Ciencias que no se ha visto perjudicada es la de Matemáticas; con lo cual los profesores deberían aprovechar e introducir conocimientos de Física y Química y Biología y Geología en su asignatura. Así los alumnos verían la Ciencia como un todo que es lo que realmente es y no como materias aisladas.

En Primaria el tema es todavía peor porque el tiempo dedicado a la Ciencia es de tan sólo 2 horas semanales de 45 minutos cada clase. Y los profesores no están tan formados en estas disciplinas como los de Secundaria y Bachillerato. Lo lógico sería que al menos unieran estas dos clases en una para poder aprender algo más; sobre todo, porque el ritmo con estos alumnos es más lento al ser más pequeños. Por eso, algunos centros están optando por unir el curriculum de Matemáticas con el de Ciencias en Secundaria. Es una buena forma para que los chavales vean la Ciencia como algo multidisciplinar y que se necesitan las unas a las otras para poder trabajar. ¡Ya tendrán tiempo de especializarse en alguna de ellas si es de su interés!

¿Se enseña bien las asignaturas de Ciencia en nuestras aulas?

Para responder a la pregunta de si se enseñan bien lo lógico sería separar las etapas educativas:

  • Los profesores de Primaria tienen carencia de contenidos y falta de dominio de materias de Ciencia. Su fuerte es la didáctica.
  • En Secundaria y Bachillerato suele ser al revés. Les falla la parte pedagógica y didáctica.

Lo poco que se da se intenta dar bien, pero hace falta más práctica, visitar el laboratorio, explicarles el método científico y ponerlo en marcha.

En general, la enseñanza de la Ciencia es insuficiente

¿Con qué problemas nos encontramos?

Es necesario explicarles a los alumnos qué es la Ciencia y para qué sirve en la vida real.  Esto les ayudaría a que tuvieran un pensamiento crítico. Tan necesario hoy día. Lo interesante sería que empezaran a pensar científicamente sobre cualquier problema.

Otro hándicap es que la gente cree que se aprende Ciencia para ser científico o investigador y no es así. Es necesario fomentar el espíritu crítico, porque nos enseña a analizar y cuestionar información y seríamos capaces de discernir las falsas creencias de las evidencias.

Por otro lado, está el hecho de que haber estudiado una carrera de Ciencias no asegura que seas un buen docente de Ciencias. Como en todas las profesiones hay profesores malos. Y es que la enseñanza requiere especialización, reciclaje formativo y vocación.

Conclusión

En las aulas españolas se han ido reduciendo las horas dedicadas a la Ciencia con los cambios de gobierno. El problema es más grave en Primaria por la falta de tiempo y de conocimiento del profesorado.

A los alumnos de Secundaria y Bachillerato se les debería llevar más al laboratorio y explicarles la aplicación del método científico para resolver problemas cotidianos. La enseñanza es muy teórica y no les motiva.

Es necesario un profesorado con vocación y profesionalizado para poder avanzar en Ciencia en nuestro país.

Post relacionados

Por amor a la Ciencia