Seleccionar página

Las algas marinas son organismos autótrofos de organización sencilla. Están clasificadas dentro de un grupo de vegetales primitivos. Son uno de los pulmones de nuestro planeta al liberar gran cantidad de oxígeno cuando realizan la fotosíntesis.
Han formado parte de la dieta de Asia Oriental. Desde hace unos años han despertado un gran interés en Europa por ser un alimento muy nutritivo y beneficioso para la salud.
Las algas habitan en el agua salada y necesitan luz solar para crecer. Existen unas 10.000 variedades de algas, la mayoría son comestibles.

Propiedades nutricionales de las algas marinas

Antes que nada decirles que las algas equilibran  las dietas convencionales y son un valioso complemento en las dietas vegetarianas o veganas por su riqueza nutricional. Las algas marinas comestibles nos aportan:

  • Minerales que absorben del mar. Por ejemplo, tienen una cantidad considerable de hierro y calcio. También nos proporcionan mucho yodo, esencial para el buen funcionamiento de la glándula tiroides pero contraindicada en aquellas personas que tengan hipertiroidismo. A menudo, presentan un alto contenido en sodio, a tener en cuenta por aquellas personas que deban controlar el consumo de sal en la dieta. Además las algas pardas como la hijiki  pueden acumular metales pesados como el arsénico y esto es algo que la UE intenta regular.
  • Vitaminas: las algas son ricas en vitaminas A, B, C, D, E y K.
  • Fibra: las algas marinas nos aportan fibras solubles como el agar, la carragenina y los alginatos que se digieren poco a nivel intestinal y aumentan la sensación de saciedad al igual que las frutas y verduras. La carragenina y los alginatos mejoran la estabilidad y la textura de algunos alimentos procesados como las salchichas.
  • Proteínas: algunas variedades de algas marinas son ricas en proteínas y muchas de ellas contienen unos niveles de aminoácidos esenciales similares al de los huevos y las legumbres.
  • Ácido algínico: sustancia que contienen las variedades más oscuras de algas como el wakame o el kombu, y que parecen eliminar los metales tóxicos presentes en los intestinos.

¿Cómo debemos consumir las algas?

Las algas marinas se venden deshidratadas por lo que se pueden conservar durante largos períodos de tiempo manteniendo sus propiedades intactas. De todas formas, en la bolsa viene impresa la fecha de caducidad.
Como se venden secas hay que ponerlas en remojo y/o cocerlas dependiendo del tipo de alga marina que vayamos a utilizar. No obstante, es conveniente tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Hay que lavarlas bien en agua fría, antes de ponerlas en remojo porque sobre el alga seca hay bastante sal.
  • El agua de cocción lleva muchas vitaminas y minerales de las algas, por lo que puede utilizarse en gran variedad de platos.
  • Las algas marinas sobrantes deben conservarse en recipientes herméticos de cristal y alejados de la luz solar directa.
  • Las algas pueden utilizarse en distintos platos como guisos, sopas y arroces. También crudas y en ensaladas. 

Se consumen en pequeñas cantidades, porque aumentan su volumen considerablemente una vez que se hidratan, como es el caso de la hijiki (ó hiziki) y el wakame. Por todo ello, lo mejor es usar cantidades pequeñas hasta familiarizarnos con los distintos tipos de algas.

¿Cuáles son sus propiedades medicinales?

  • Complementan las dietas de adelgazamiento por ser un alimento bajo en calorías y por su alto contenido en fibra que proporciona sensación de saciedad.
  • Evitan el estreñimiento, es el caso del agar-agar por su riqueza en fibra y el alga musgo  por el mucílago.
  • Fortalecen el pelo y las uñas (alga hiziki) y su contenido en calcio contribuye a la salud ósea.
  • Son diuréticas y previenen la retención de líquidos. En cosmética las algas marinas son un ingrediente habitual en cremas anticelulíticas.

Conclusión

Las algas marinas se están utilizando cada vez más en los países occidentales, no sólo por el  sabor a mar que aporta a los platos sino también por ser una fuente de nutrientes que benefician nuestra salud. Antes de comerlas debemos manejarlas como les acabo de enseñar. ¡Atrévanse a añadirlas en sus platos!

Post relacionados

Algas marinas comestibles